Louis Pasteur

Louis Pasteur nació el 27 de diciembre de 1822 en Dôle, Francia y murió en Marnes-la-Coquette, Francia, en el año 1895, el 28 de septiembre.

Era hijo de un curtidor y, aunque de joven no fue un gran estudiante de ciencias, terminó siendo profesor de Química en la Dijon y, más tarde, en Estrasburgo. Fue ahí donde conoció a Marie Laurent, la hija del rector de la Universidad, con quien contrajo matrimonio en 1849.

Pasteur fue químico y bacteriólogo. El descubrimiento del dimorfismo del ácido tartárico supuso su primera contribución a la ciencia.

Sus descubrimientos fueron esenciales en la química y la microbiología. Creó la tan conocida pasteurización, técnica empleada para eliminar la totalidad de los microorganismos que se encuentran en un alimento. Para ello dicho alimento ha de ser líquido para favorecer los resultados. Se somete dicho alimento líquido a una temperatura de aproximadamente 80ºC durante unos minutos y posteriormente se ha de enfriar dicho alimento.

Un ejemplo es la pasteurización de la leche. Viéndose el procedimiento en la siguiente imagen:

Pasteur logró refutar la teoría de la generación espontánea con un experimento que consistía en emplear dos matraces de cuello largo a los cuales curvó dicho cuello; tiempo después vertió un caldo que calentó con la ayuda de un mechero Bunsen ó Bunchen y observó que no se descompuso el caldo. Entonces procedió a cortar el cuello de uno de los matraces. Más tarde observó que el caldo se descomponía.

Este químico y bacteriólogo fue considerado el científico que inauguró la Edad de Oro de la Microbiología. Aunque la teoría microbiana que planteó fue muy controvertida al principio. Dicha teoría es en la actualidad  fundamental en el campo de medicina ya que supuso un gran avance en el desarrollo de antibióticos, vacunas, etc y prevención contra la propagación de enfermedades infecciosas.

La prevención contra la propagación de las enfermedades infecciosas la logró con colaboración de Robert Koch. Pasteur  partió de sus descubrimientos sobre las fermentaciones y la inexistencia de la generación espontánea. Deduciendo así que dichas enfermedades podían ser causadas por gérmenes que se introducían en las personas generándoles daños. Y Koch desarrolló unas técnicas para aislar gérmenes de enfermos de tuberculosis y cultivándolos posteriormente en el laboratorio. Con esto se demostró que dicha enfermedad era causada por la bacteria conocida desde su descubrimiento como “bacilo de Koch”.

Cristina Linares Ventoso. 1º de Bachillerato.